Desde el siglo XIX, la ciudad de Matanzas ha sido conocida como «la Atenas de Cuba».

«Matanzas está llena de talentosos, poetas, filósofos y otros creativos», dijo María Magdalena Campos-Pons a Vanderbilt University News, «pero nunca han recibido el reconocimiento mundial que merecen».

Como artista, profesora de Vanderbilt y nativa de Matanzas, Campos-Pons está rectificando esa situación con Ríos intermitentes. Un proyecto de la XIII Bienal de La Habana, Ríos intermitentes arroja un atractivo foco de atención en la comunidad creativa de Matanzas.

Un homenaje a La Virgen de la Caridad del Cobre por artista de Matanzas Adrián Sancho.
Foto: Cuban Art News.
Un detalle de la escultura por Adrián Sancho, ubicado en la plaza frente al antiguo Palacio de Justicia, la sede de «Ríos intermitentes.» Foto: Cuban Art News.

Campos-Pons es la fundadora y directora artística del proyecto, que ella describe como «una intervención artística integral que aspira a construir una ciudad vibrante, teniendo en cuenta su extraordinaria historia cultural, la geografía de Matanzas, y las tremendas tradiciones y patrimonio de la ciudad».

Ubicada a unas 60 millas al este de La Habana, Matanzas está ubicada a lo largo de dos ríos y la Bahía de Matanzas, y durante siglos fue centro de la industria azucarera de la isla.

Con exposiciones e intervenciones en todo el distrito histórico, Ríos intermitentes reúne a generaciones de artistas de Matanzas con artistas internacionales, incluidos artistas de la diáspora africana.

Pinturas a gran escala del artista matancero Jorge Y. Salomon, a la vista en el antiguo Palacio de Justicia.
Foto: Cuban Art News.

Ríos intermitentes tiene su sede en el antiguo Palacio de Justicia, que actualmente es la oficina del Conservador de la ciudad. El edificio también sirve como el principal espacio de exposición del proyecto, presentando obras de más de una docena de artistas.

Los artistas de Matanzas con obras en exhibición allí incluyen a respetados creadores como Lorenzo Padilla y el artista gráfico José Ramón Chávez, y artistas más jóvenes como Jorge Y. Salomon y Claudia Padrón.

Las fotografías de Claudia Padrón documentan antiguos cines. Aquí, su «Cine 13 de marzo, Cárdenas».
Foto: Cuban Art News.

En este edificio, el escultor matancero Agustín Drake presenta Objetos y Animales Fantásticos, una instalación del tamaño de una sala que combina objetos encontrados y piezas de metal. «Es una escultura que hace uso de la basura», dice su artista, «para componer imágenes donde los objetos, a pesar de articular una nueva representación, conservan su personalidad original».

Un detalle de Objectos y Animales Fantásticos por Agustín Drake.
Foto: Cuban Art News

Los artistas afroamericanos en Ríos intermitentes incluyen a Carrie Mae Weems, Melvin Edwards, Paul Stephen Benjamin, Alicia Henry y Jamaal B. Sheets, así como artistas más jóvenes como Brandon J. Donahue.

Brandon J. Donahue, de la serie «Basketball Blooms» (Floraciones de basketball).
Foto: Cuban Art News.

En el antiguo Palacio de Justicia, la instalación escultórica de Edwards combina un marco de techo de metal soldado con diversas longitudes de cadena que destacan un nicho en el piso de mármol, conectado por hilos de alambre de púas.

«Con Ríos intermitentes», declaró Campos-Pons, «Busco revitalizar y curar la ciudad a través de gestos artísticos que revivirán tradiciones olvidadas». La intención, dijo, es «empoderar a la comunidad y ayudarla a renovarse con un sentido de orgullo cultural».

Ese sentido de propósito se enfoca más en las intervenciones que convergen y se extienden más allá de la sede del proyecto.

Una vista de Ernesto Millán, «Sábanas blancas: transparencia, 2018–2019,» en el Palacio de Justicia.
Foto: Cuban Art News.

Por su proyecto Sábanas blancas: Transparencia, 2018–2019, el fotógrafo de Matanzas Ernesto Millán compró 31 sábanas y las imprimió con imágenes fotográficas únicas. Luego le entregó cada sábana a una familia durante un período de tiempo específico, y les pidió que documentaran su uso con fotos y videos de teléfonos celulares.

Luego recolectó las sábanas, que actualmente cuelgan en diferentes ubicaciones en el distrito histórico (incluso en el Palacio de Justicia). Transformó la documentación de las familias en un video corto, que se estrenó la primera semana de la Bienal, con muchas de las familias participantes en la audiencia.

Otra vista de «Sábanas blancas: transparencia, 2018–2019» por Ernesto Millán.
Foto: Cuban Art News.

Varios lugares en el distrito histórico albergan pequeños molinos de viento con muros de gasa erigidos por el artista matancero José Antonio Hernández.

Invocadas como lugares para soñar o tener un nuevo punto de vista, las estructuras en Proyecto: Brevísima historia de amor con molinos de viento, Intervención urbana se utilizan para el reposo, la escritura, como áreas de juego para niños curiosos, y algunas veces simplemente para sombra.

Unos de los molinos de viento en «Proyecto: Brevisima historia de amor con molinos de viento, intervención urbana» por José Antonio Hernández.
Foto: Cuban Art News.
Dentro del molino de viento, transeúntes registran sus sueños y deseos.
Foto: Cuban Art News.

La calle Narváez, el paseo a lo largo del río San Juan, es el sitio de varias esculturas al aire libre, incluyendo el Banco (2017) del artista de Matanzas Pedro Luis Cuéllar y Ofrenda (2018) de Agustín Drake.

Agustín Drake, «Ofrenda,» 2018.
Foto: Cuban Art News.

Una de las intervenciones más simples pero más sugerentes a lo largo del río es Contrahuella. Intervención urbana por parte de los arquitectos Rubier Bernabeu y Wendy Pérez. El proyecto presenta una serie de escaleras de colores que permiten a los usuarios acceder a la orilla del río real.

Según la declaración de los artistas, la obra apunta a alentar la «la conservación de los valores materiales e inmateriales del área» entre dos de los puentes históricos a través del San Juan.

Algunas de las escaleras al río en «Contrahuella», la intervención urbana de los arquitectos Rubier Bernabeu and Wendy Pérez.
Foto: Cuban Art News.

Ubicada a lo largo de la calle Narváez, Contrahuella también se extiende a la calle Comercio atravesando el río, que incluye almacenes en ruinas y la comunidad de Pescadores que, sin duda alguna, son parte indisoluble de la identidad del río y de la ciudad.”

“Con las escaleras se cose el río creando plataformas para la meditación y conexiones ineludibles para el futuro desarrollo de la zona.” concluye el artista.

Los niños hicieron uso de las escaleras en «Contrahuella» para explorar la orilla del río.
Foto: Cuban Art News.

Varias plataformas y escaleras de Contrahuella fueron perchas útiles para El mar en su lecho está temblando, una obra del artista de Matanzas Dawit L. Petros.

Realizada bajo el puente del río más cercano a la bahía, el performance incluyó a un baterista sentado en la pared del malecón, tocando y respondiendo a un grupo de bateristas y cantantes de santería en un bote en el río.

Intérpretes en El mar en su sed está temblando, una obra de performance por el artista Dawit L. Petros.
Foto: Cuban Art News.

El bote primero viajó a la Bahía de Matanzas antes de regresar hacia el baterista en la orilla, el cual se detuvo para unirse a él en un performance tradicional, otra forma, tal vez, de coser el río juntos.

Después del performance, el artista Dawit L. Petros, a la izquerda, con su su mentor en el proyecto, al centro, y el baterista que actuó en la pared del río.
Foto: Cuban Art News.

La siguiente noche de sábado, 20 de abril, Campos-Pons presentó su propio proyecto de Ríos intermitentes: Bar Matanzas, un espacio para reuniones, presentaciones y celebraciones al estilo tradicional de Matanzas.

Presentado en el patio del antiguo Palacio de Justicia, fue similar a un proyecto del mismo nombre que ella y su compañero Neil Leonard presentaron en Documenta 14 en 2017.

María Magdalena Campos-Pons.
Foto: John Russell, cortesía de Vanderbilt University.

Las presentaciones y eventos públicos en mayo incluyen presentaciones de la compañía de danza Danza Espiral, lecturas de poesía, un concierto del Conjunto Matanza de Latones y plantación de árboles con estudiantes de la Universidad Camilo Cienfuegos.

Ríos intermitentes se extiende hasta el 21 de mayo. Junto con el apoyo de la Bienal de La Habana y el Centro Wifredo Lam, el proyecto ha sido activamente apoyado por instituciones en Matanzas, incluido el Director Provincial de Cultura, el Consejo Provincial de Artes Visuales y un equipo curatorial internacional que incluye a Octavio Zaya, Salah M. Hassan, Annie Aguettaz y Selene Wendt.