La Dra. Carol Damian es ex profesora de arte e historia del arte y ex directora y curadora en el Patricia and Phillip Frost Art Museum en la Universidad Internacional de Florida, Miami. A lo largo de los años, ha curado numerosas exposiciones para museos y galerías, más recientemente, Carlos Estevez: Entelechy, Works from 1992 to 2018, que se exhibe hasta el 5 de mayo en el Museo de Arte de Tucson.

Después de la reciente inauguración de la exposición en Tucson, Irina Leyva-Pérez habló con Damián sobre la exposición, el arte y los artistas cubanos en Miami y sobre la evolución del arte cubano en el mundo del arte internacional.

En Tucson: Carlos Estévez, Carol Damian y Jeremy Mikolajczak del Museo de Arte de Tucson.
Cortesía de Carlos Estévez.

Felicitaciones a ti y a Carlos por la exposición. ¿Cómo surgió la muestra?

He estado siguiendo la obra de Carlos durante más de diez años, desde que llegó a Miami. Me impresionó mucho su obra el nivel de profundidad intelectual en todo lo que hace. Empezamos a planear una monografía hace años. Y una exposición, pero eso lleva tiempo.

¿Cómo llegó la exposición al Museo de Arte de Tucson?

Comencé a planificar la muestra hace unos cinco años. Con el tiempo, mi propuesta llegó a la Torre de la Libertad, donde Jeremy Mikolajczak era el director. Cuando ocupó el cargo de director en Tucson, se llevó la exposición con él, felizmente para nosotros.

En Tucson: Carlos Estévez, “Optometry of the Invisible” (Optometría de lo invisible).
Cortesía de Tucson Museum of Art.

Carlos se formó y comenzó su carrera en La Habana y ha vivido en Miami durante muchos años. Desde su perspectiva, ¿cuál es la relación actual entre las escenas artísticas de Miami y La Habana? ¿Qué ha cambiado en los últimos años?

La escena artística de La Habana-Miami siempre ha sido dinámica, con artistas que llegan a lo largo de los años en diferentes momentos de sus carreras, e incluso crecen y van a la escuela en Miami. Por tanto, los artistas cubanos han desempeñado un papel muy dominante en la comunidad.

Hay tantos artistas para nombrar. Pero para limitarlo a la escena de Miami, ciertamente maestros como Cundo Bermúdez, Manuel Carbonell y Rafael Soriano han dejado su huella. Y ahora otra generación de artistas reconocidos, como José Bedia, Carlos Luna, Demi y Arturo Rodríguez, Gory, María Martínez-Cañas, María Brito, María Lino (por nombrar algunos), se unen a artistas emergentes como Jorge Ríos, Aurora Molina, Leonor Anthony, y Rafael Domenech.

Vista parcial del suelo de terrazo de José Bedia al Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas de Miami-Dade County.
Cortesía miamidadearts.org.

Por supuesto, hay muchos que han expuesto en Miami y se han mudado a otros lugares, entre ellos Jorge Wellesley, Douglas Argüelles y Jairo Alfonso.

En los últimos años, especialmente a medida que las relaciones han mejorado y el turismo aumentado, ha habido un interés notable en el arte en la isla. La capacidad de los artistas para ir y venir también ha mejorado esta situación y, en mi opinión, ha contribuido al éxito y la visibilidad de las artes. Sandra Ramos, Glexis Novoa y Carlos Quintana exponen en ambos lugares, mientras que otros exhiben en Miami regularmente pero viven en La Habana, incluidos Jósé Manuel Fors, Toirac, Diana Fonseca, Abel Barroso.

Hay un intercambio, respeto y diálogo increíbles entre muchos artistas, la mayoría de los cuales consideran que una exposición de Miami es una pluma en su gorra. Siempre me impresionan las recepciones de apertura de exposiciones, donde todos los artistas vienen a apoyar a sus colegas. Nunca parece ser competitivo, sino genuinamente de apoyo.

Diana Fonseca, “Untitled” (Sin título), 2016.
Cortesía de Pan American Art Projects.

La última Bienal de La Habana en 2015 contó con la asistencia de visitantes estadounidenses, y la próxima será en abril. ¿Va a estar allí?

Sí. Estoy planeando traer un grupo, así que he estado siguiendo de cerca la Bienal. Estoy más interesado en los proyectos especiales que acompañan las exposiciones institucionales. Siempre pienso que el proyecto Malecón [Detrás del muro] de Juan Delgado es importante, y estoy esperando su expansión. También me parece interesante que la Galleria Continua con sede en Italia esté abriendo un proyecto, El País de Arte, en un nuevo espacio. Eso se suma a la dimensión internacional.

Duvier del Dago, boceto de “Líneas en el horizonte,” de la serie “Sobremesa.”
Cortesía de dedelmu.com.

Es emocionante que la Bienal se aventure fuera de La Habana. Estoy planeando llevar a mi grupo a Matanzas para visitar a María Magdalena Campos-Pons, quien está coordinando el proyecto Ríos intermitentes. Esa será una instalación en la ciudad que la vió nacer, y se centrará en la importante herencia africana de la isla.

La Bienal cubrirá mucho territorio este año, y esperamos que también visitemos otros lugares. ¡Siempre hay mucho que empacar!

Un dibjuo por Adrián Gómez Sancho, quienes “Virgen que llegas por aguas”  es uno de los 15 proyectos locales que se presentarán como parte de “Ríos intermitentes”, la presentación de la Bienal de La Habana en Matanzas, coordinada por María Magdalena Campos-Pons.
Cortesía de radiociudadbandera.wordpress.com.

Comenzó el 2019, ¿cómo describiría la posición del arte cubano en el mundo del arte contemporáneo?

Creo que cada año hay más y más atención en La Habana a nivel internacional, ya que los viajes internacionales superan a los estadounidenses debido a las dificultades que enfrentamos políticamente. En el circuito de la feria de arte, parece que cada año más artistas cubanos están representados por galerías, lo que aumenta su reputación y accesibilidad. Ya que Miami y Miami Beach son el hogar de la mayoría de los artistas y coleccionistas cubanos fuera de la isla, Art Basel Miami Beach en particular es una oportunidad para ver esta obra en un contexto de mercado internacional.

Como curador, ¿qué es lo que más le interesa del arte cubano, en la isla y en el extranjero?

Hay un espíritu especial sobre el arte cubano, y especialmente los artistas. Tienen este gran sentido de supervivencia que es casi como una misión, y eso lo admiro. Su uso de los materiales es siempre extraordinario, y me parece que el arte es único, sin las clasificaciones y movimientos del bagaje de la historia del arte. El arte cubano es mucho más amplio en concepto, con una independencia muy atractiva.

¿Qué sigue para ti? ¿En qué proyectos relacionados con Cuba estás trabajando?

Estoy escribiendo mucho, catálogos y reseñas de artistas, y tengo mis propios proyectos peruanos, incluido un libro, también. Sigo trabajando estrechamente con los artistas cubanos en Miami y pronto comenzaré algo que se está planificando en estos momentos.

Durante muchos años, he trabajado en estrecha colaboración con mujeres artistas y he impartido cursos especializados sobre la historia de las mujeres en el arte. Enseñar en una universidad de Miami me ha dado la oportunidad de incluir a la comunidad local de artistas, especialmente a las mujeres cubanas con las que tengo muy buenas relaciones de amistad y cuya obra he apoyado a lo largo de los años. Disfrutan venir a las clases y los estudiantes encuentran sus historias de vida fascinantes.

Carol Damian, a la izquierda, en la apertura de “Entelechy” en Tucson, con Amarilys Estévez.
Cortesía de Daryl Couturier.

Mis próximos proyectos serán sobre las mujeres. Uno puede ser más histórico, ya que aprendí que hubo muchas artistas importantes en Cuba durante los últimos cien años que han sido marginados. Otro de los proyectos será con una joven cubana que acaba de comenzar una carrera muy emocionante.

También me interesan las mujeres activistas. Estamos ocupados organizando una exposición con varias mujeres cubanas que trabajan como activistas políticas, sociales y ambientales, como continuación de un proyecto que hice en Art Miami 2017.

Irina Leyva-Perez (La Habana, 1970). Curadora en Pan American Art Projects, Miami, Florida. Curadora de la Galería Nacional de Jamaica; profesora en Edna Manley College for the Visual and Performing Arts, Kingston, Jamaica; Curadora del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana. Crítica de arte, colabora regularmente con Art Nexus y Art Pulse, entre otras. Vive y trabaja en Miami, Florida.