Los seguidores del arte cubano contemporáneo se llevaron una sorpresa festiva cuando, el día de Navidad, ArtPrice, el sitio web francés sobre mercado de arte publicó un artículo de «Art Market Insight» sobre el arte cubano.

«Para los compradores», escribió Artprice, «los artistas cubanos son una inversión interesante a largo plazo», en parte porque los coleccionistas «pueden acceder a obras importantes de artistas bien establecidos a precios más baratos que los que se solicitan para firmas europeas o estadounidenses de las mismas generaciones”.

Bajo el título «Incremento de precios para el arte cubano» (“Encouraging figures for Cuban art”), el artículo describe la historia reciente del arte cubano en el mercado internacional e identifica factores en su tendencia positiva en curso.

El artículo posicionó el 2014 como el punto de inflexión crucial. Además del discurso histórico del presidente Obama que anunció un deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, Artprice citó dos desarrollos en la isla: la apertura de la Fábrica de Arte Cubano (FAC) y el Estudio Romerillo Laboratorio para el Arte de Kcho.

La Fábrica de Arte Cubano (FAC).
Cortesía de Area.com.

Como resultado de esos eventos, escribió Artprice, el arte cubano se “diversificó cada vez más”. El discurso de Obama tuvo un impacto significativo fuera de Cuba: “Enfocó la atención en la escena artística cubana y contribuyó a despertar el mercado del arte cubano en los principales mercados internacionales”.

Otro punto de inflexión, en el esquema de Artprice, fue la decisión de Galleria Continua, con sede en Italia, de abrir un espacio de exposición en la isla a finales de 2015.

El espacio de Arte Continua en el Barrio Chino de La Habana en 2015.
Cortesía de Galleria Continua.

Además de traer a jóvenes artistas cubanos como José Yaque y Elizabet Cerviño a su circuito de galerías internacionales, que incluye espacios de exhibición en Italia, Francia y China, Continua ha llevado la obra de artistas internacionales como Michelangelo Pistoletto, Anish Kapoor y Kader Attia a La Habana, ampliando la perspectiva de los artistas en la isla.

Según un artículo reciente en el Financial Times, Continua abrirá otro espacio, «El País del Arte», en mayo de 2019, coincidiendo con la 13a Bienal de La Habana.

En Galleria Continua: 3 de las 59 tabletas de piedra en»Quebrar», 2017, una serie por Elizabet Cerviño.
Foto: Michel Pou, cortesía de Galleria Continua.

Una colaboración entre Continua, el gobierno cubano, un coleccionista privado anónimo y Pistoletto, El País del Arte ocupará la antigua sede del periódico El País, un edificio Art Deco de cuatro pisos en el centro de La Habana. El espacio multidisciplinario estará dedicado al «desarrollo del arte y la sociedad», ofreciendo espacios donde «eventos, exposiciones, reuniones, teatro, performance y gastronomía encontrarán un hogar». También hay planes para un programa de residencia para artistas, una librería y una biblioteca.

El FT observó que el calendario de Continua sobre «eventos, presentaciones y exhibiciones de La Habana – a veces en espacios estatales como el Wifredo Lam – atrae a visitantes y sirve de inspiración extranjera a la escena nativa», y agrega que «el beneficio comercial de nutrir artistas cubanos poco conocidos, y llevarlos a la feria cercana de Miami [Art Basel Miami Beach], es evidente».

Para Artprice, “la artista militante Tania Bruguera” es un factor del mercado del arte por derecho propio. Su arresto en diciembre de 2014, escribió Artprice, provocó un amplio apoyo en la comunidad artística internacional. “En el ámbito de la subasta, el mercado del arte también reaccionó dándole mayor visibilidad y eleevando su escultura Destierro hasta duplicar su estimado en Phillips el 26 de mayo de 2015 ($ 81,250). En diciembre del mismo año, la misma obra se vio en oferta por $ 110,000 adicionales (es decir, $ 191,250) en Art Basel Miami”.

Tania Bruguera, «Destierro», 1998–2003.
Cortesía de Phillips.

Más recientemente, el arresto de Bruguera en diciembre de 2018, en relación con las protestas contra el Decreto 349 del gobierno, atrajo nuevamente la atención del mundo artístico. «Desde el apoyo político hasta la inflación de precios estratégicos», escribió Artprice, «el mercado también se alimenta de la censura y ve a los defensores de la libertad de expresión como modelos a seguir”.

En 2018, Bruguera presentó importantes instalaciones en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y en la Tate Modern de Londres. Estas exposiciones ejemplifican otro factor que Artprice citó como: una «revalorización» del arte cubano por parte de los principales museos internacionales, incluido el MoMA, el Guggenheim, el Centro Pompidou y la Tate Modern.

«Estos museos, con la ayuda de fondos de adquisición especializados como el Fondo Latinoamericano y del Caribe del MoMA, recopilan obras cubanas después de analizar cuidadosamente lo que todavía es un mercado relativamente opaco”, escribió Artprice.

Manuel Mendive, «Occuni,» 2003, vendido en Christie’s en mayo de 2018.
Cortesía de Christie’s.

Como ejemplo de un artista en alza, el artículo analiza a Manuel Mendive, quien a mediados de sus 70 años se describe como «una firma emergente en el mercado internacional”. El discurso de Obama en 2014 «tuvo un impacto inmediato en los precios de este figura clave en el panorama artístico cubano”, escribió Artprice. «Su facturación anual se disparó, multiplicada por 15 en dos años, gracias a las ventas en Estados Unidos».

El perfil internacional de Mendive también se vio realzado por su primera retrospectiva en Nueva York, presentado en el Museo de las Artes del Bronx en el verano de 2018. La exposición incluyó obras que Mendive había creado para «Artes de Cuba”, el escaparate cultural presentado la primavera pasada en el Kennedy Center en Washington, DC.

Artprice notó una tendencia similar entre artistas diversos como «Darío Viejo, Esterio Segura, Mariano Rodríguez, Carlos Enríquez Gómez e incluso Félix González-Torres. Todos han tenido registros de subastas en los últimos tres años”. En particular, el artista Roberto Fabelo, como Mendive, ha tenido un rápido aumento en sus precios en las subastas recientes.

Roberto Fabelo, «Omega 3,» 2014, vendido en Christie’s en mayo de 2018.
Cortesía de Christie’s.

Al evaluar el mercado del arte cubano contemporáneo, Artprice señaló que “la demanda ha crecido considerablemente en los últimos cuatro años y los precios están subiendo constantemente”. Los principales coleccionistas de Miami han hecho de la ciudad una puerta principal para el arte cubano en los Estados Unidos. Artprice concluye que «de Miami a Nueva York [y] de Londres a París, el arte cubano está ganando visibilidad”.