El colectivo de arte más conocido y aclamado por la crítica de Cuba se disolvió oficialmente.

La semana pasada, Marco Castillo de Los Carpinteros emitió un comunicado de prensa titulado “Disolución del Colectivo LOS CARPINTEROS; Nuevos horizontes para los  artistas del dúo”.

“Alexandre Arrechea, Dagoberto Rodríguez y yo nos conocimos en La Habana en el Instituto Superior de Arte (ISA) a principios de la década de 1990, justo después de la caída del Muro de Berlín”, escribió Castillo.

Los Carpinteros, “Un Peso,” 1991.
Cortesía de The Farber Collection.

“Durante este período difícil, forjamos nuestra amistad y fundamos el colectivo Los Carpinteros.

“En el 2003, Alexandre decidió buscar una nueva dirección y desde entonces ha construido una sólida carrera en solitario. El dúo continuó y con el tiempo ganó reconocimiento mundial por el trabajo realizado”.

Castillo continúa declarando: “Mi compromiso con las obras y el legado de Los Carpinteros permanece intacto. Se ejecutarán y se completarán las obras que ya estaban encargadas, así como las exposiciones futuras planificadas y acordadas conjuntamente”.

Una vista de “Los Carpinteros: Susurro del Palmar (The Whisper of the Palm Grove),” presentado en la Galería Peter Kilchmann, Zûrich, en junio y julio 2018.
Cortesía de Los Carpinteros y Peter Kilchmann Gallery.

Pero este es el final de la producción conjunta del dúo. “En el futuro, aparte de estos compromisos previos, no habrá nuevas obras bajo la firma de Los Carpinteros”, escribió Castillo.

“Todas las demás consideraciones o asuntos relacionados con Los Carpinteros requerirán el consentimiento firmado tanto de Castillo como de Rodríguez. Los certificados de autenticidad requerirán la firma de ambos artistas y para el trabajo anterior al año 2003, también la de Arrechea”.

Los Carpinteros, “Faro Tumbado,” 2004.
Cortesía de The Farber Collection.

Castillo concluyó el comunicado de prensa con una nota optimista. “Continuaré la búsqueda y exploración que ha guiado mis esfuerzos creativos hasta el día de hoy. Lleno de gratitud por los años pasados, ahora miro con optimismo hacia el próximo capítulo de mi trayectoria en la prospección de una práctica artística individual”.

El pasado mes de mayo, Los Carpinteros estableció un récord en una subasta para “Catedral”, una obra de 1995 de Castillo, Rodríguez y Arrechea. Presentada en la venta latinoamericana de Christie’s, la pieza duplicó con creces su estimado, alcanzando $ 456, 500 (incluida la prima del comprador).

Los Carpinteros, “Catedral,” 1995
Courtesy Christie’s

Las obras de Los Carpinteros se encuentran en colecciones permanentes como Museo de Bellas Artes, La Habana, Cuba; el Museo de Arte Moderno, Nueva York; el Museo Guggenheim, Nueva York; el Tate, Londres; el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España; la Fundación de Arte Contemporáneo Thyssen-Bornemisza, Viena, Austria; el Centro Cultural de Arte Contemporáneo, Ciudad de México, México; el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles; el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles; y el Museo de Bellas Artes, Houston, entre otros.

Cuban Art News desea a Marco y Dagoberto nuevos éxitos en la fase futura de sus carreras.

Los Carpinteros, “Cosmos,” 2004.
Cortesía de The Farber Collection.