Kcho (Alexis Leyva Machado), Siempre fue verde, 1991–1992, rehízo en 1996.
Foto: Cuban Art News.

La semana pasada, Wild Noise/Ruido Salvaje se estrenó en el Museo de Arte del Bronx. Originalmente planeada como la segunda parte de un intercambio de exposiciones con el Museo Nacional de Bellas Artes en La Habana, la muestra tuvo una serie de reveses.

Entre los obstáculos estaba la preocupación por parte de los cubanos de que el arte patrimonial enviado a los Estados Unidos estuviera sujeto a incautación, en respuesta a las demandas legales de los cubanos en Estados Unidos, cuya propiedades en Cuba fueron nacionalizadas después de la Revolución.

El museo obtuvo la inmunidad de la incautación para la exposición, dijo el director del Museo del Bronx Holly Block, pero los cubanos decidieron no realizar préstamos de la colección del Museo Nacional, «considerando el cambio en la administración».

«Realmente esperábamos traer la colección aquí [de La Habana]», añadió, dejando al equipo de curadores poco más de un mes para organizar una nueva muestra. Curadores del Bronx Museum colaboraron en la muestra con Corina Matamoros y Aylet Ojeda Jequín, curadores del arte contemporáneo cubano del Museo Nacional de Bellas Artes.

Una vista de la exposición. De la izquierda: Dos aquarelas por Alexandre Arrechea; Cambio, escultura de bronce por José Ángel Vincench; dos aquarelas por Los Carpinteros; Embajada rusa, 2003, por Los Carpinteros; y a la derecha, Tracción animal, 1995, por Douglas Pérez.
Foto: Cuban Art News.

Las 60 o más obras representan aproximadamente a 30 artistas. La mayoría de las obras son de la propia colección del Museo del Bronx, otras provienen de colecciones privadas en Nueva York y Florida, y de los propios artistas. Se hizo un intento de seguir la selección de obras del Museo Nacional, dijo Block, pero no todos los artistas originales podían estar representados.

Otra galería de la expo. En la pared, dos obras por José Bedia: Mi conuco al piede la loma, 1996, y Nkumbe Makaró Ambuata, 1996. En la vitrina en el primer plano, el libro Cada sonido es una forma del tiempo, 2015, por Glenda León; al fondo, quatro collages por Quisqueya Henríquez.
Foto: Cuban Art News.

Aun así, la exposición presenta una amplia y multigeneracional gama de obras. Los artistas que se presentan van desde figuras establecidas como José Bedia, Carlos Garaicoa y Los Carpinteros hasta artistas más jóvenes como Wilfredo Prieto, José Ángel Vincench y Humberto Díaz. Díaz regresó recientemente al Bronx para la segunda parte de una residencia de artista de tres meses.

Obras por Humberto Díaz, el artista en residencia en el Bronx Museum. De la izquierda: Barber’s Beard, 2015; la serie fotográfica Libertad Condicional  #1–6, 2011; y Escobita Nueva, 2014.
Foto: Cuban Art News.

Entre las obras que hacen su debut público están Dieciocho Razones para Dejar de Hacer Arte, una irónica serie fotográfica de Felipe Dulzaides. También hay un humor agrio en Que la Patria os Contemple Orgullosa de Sandra Ceballos, quien expresivamente organiza camisetas de recuerdo bajo cúpulas de vidrio.

Sandra Ceballos, Que la patria os contemple orgullosa, 2012.
Foto: Cuban Art News.

Dos obras de Abel Barroso, prestadas por colecciones privadas, también producen una nota satírica. Hogar encapsula la condición de migrante en una mochila de madera en forma de casa, mientras que Alucinaciones de fin de siglo usa un camión volquete en miniatura tallado a mano para meditar sobre la riqueza y la moneda.

Abel Barroso, Alucinaciones de fin de siglo.
Foto: Cuban Art News.

El mercado del arte también se presenta de manera irónica en Dos coleccionistas de René Francisco, con su borde derecho bordeado por diapositivas de 35 mm.

René Francisco, Dos coleccionistas, 2010.
Foto: Cuban Art News.

Otras obras son sumamente meditativas. Un grupo de piezas de Toirac, y Toirac con Meira Marrero, reflexionan colectivamente sobre la historia y la política cubanas. Los Doce es un conjunto de retratos que aluden a los 12 apóstoles. Hecho a lápiz, hoja de oro y vino tinto, representan cuerpos no identificados dejados en la morgue después de que el dictador Fulgencio Batista huyó del país en 1959.

José Toirac y Meira Marrero, dos obras en la serie The Twelve, 2012.
Foto: Cuban Art News.

Esta inquietante serie está situada justo enfrente de una de las primeras obras de Toirac. Cara y Cruzes una cuadrícula de 16 pinturas al óleo que representan a individuos que fueron ejecutados por antes y después de la Revolución. «Con esta instalación», escribieron los curadores, «Toirac enfatiza la coincidencia de la muerte, donde las barreras entre lo bueno y lo malo desaparecen».

Una vista de la expo. De la izquierda: una vista parcial de El vuelo, 1999, por Esterio Segura; José Toirac, Cara y cruz, 1996; en la vitrina, Reynier Leyva Novo, Revolución: Una y mil veces, 2011; y en la mesa al fondo, una vista parcial de obras sin títulos, 2011 y 2013, por Wilfredo Prieto.
Foto: Cuban Art News.

Una artista notablemente ausente es Tania Bruguera, quien convocó una conferencia de prensa el mes pasado para exigir que su performance de 1996, Cabeza Abajo, sea retirada del programa. Según el New York Times, Bruguera consideró que el proyecto «dependía demasiado del gobierno cubano, al que se opone».

Block expresó su pesar por la respuesta de Bruguera, pero el museo está honrando sus deseos. El video, parte de la colección del museo desde el año 2000, es «una obra que hemos mostrado muchas veces», dijo Block, «y estamos tristes de que ella no esté aquí».

La curadora añadió: “No embargamos a instituciones culturales. Nuestro trabajo se trata de e ideas.”

Foto: Cuban Art News

Wild Noise/Ruido Salvaje estará abierta hasta el 3 de julio en el Bronx Museum of the Arts.

Susan Delson es editora en Nueva York de Cuban Art News desde el año 2009. Ex miembro del Departamento de Educación del Metropolitan Museum of Art, ha sido editora para instituciones como Museum of Modern Art, Asia Society, El Museo del Barrio. Entre sus obras, ha escrito el estudio y biografía cinematográfica de "Dudley Murphy, Hollywood Wild Card" y editó "Ai Weiwei: Circle of Animals". Ha sido editora de revistas como Forbes, Louise Blouin Media, y otras.