Anteriormente esta semana, pasamos por la instalación Yoan Capote: Palangre, una exhibición de las pinturas recientes del artista incrustadas con miles de anzuelos de pescar. La exhibición muestra dos series: Isla (formada de paisajes), y el más abstracto Palangre (una red de pescar de arrastre colgada con innumerables anzuelos). Capote caminó con nosotros por la exhibición, en una conversación que osciló desde los pintores del Romanticismo a la relación de los cubanos con el mar.

Yoan Capote, Isla (Pérdida), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

Has estado haciendo estas pinturas con anzuelos de pesca por un tiempo. ¿Cuándo empezaste?

Creo que fue alrededor de 2006. Hice la [primera] mayor de las piezas en 2010. Pero la idea de trabajar con anzuelos de pesca y de hacer pinturas del mar fue algo muy viejo, del tiempo en el que era un estudiante.

¿Cómo describirías estas obras? ¿Son pinturas? ¿Esculturas colgantes?

Ambas. En este tipo de obras combino conocimiento y soluciones que vienen de la pintura y de la escultura, e incluso del grabado. Es pintura cuando te colocas cerca y ves los brochazos y la pintura de óleo, pero desde la distancia parece una imagen gráfica. Me inspiran las imágenes gráficas del mar que hago. Entonces, en ciertos momentos mientras uno se aproxima, es como una escultura.

Detalle de Yoan Capote, Isla (Pérdida), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

La experiencia sensorial, en frente de los elementos metálicos, es importante debido a que estas series están inspiradas en el término “cortina de hierro”. Para los cubanos, el mar es una especie de muro.

Ésta es tu tercera exhibición en la Jack Shainman Gallery.

Ésta es la exhibición que siempre quise hacer con Jack. Lo que ocurre es que realizar todas las pinturas necesita mucho tiempo.

Una vista de la exposición, con Isla (Preludio) en el primer plano a la derecha.
Foto: Cuban Art News.

Todas las líneas del horizonte están a la misma altura. Es como que cada pintura representa un momento en un día: un momento de luz, y un momento emocional también. El mar está muy conectado a las emociones.

Me refiero aqui al simbolismo y a los pintores del siglo 19 y la manera en que tratan de relacionar la representación del paisaje y la naturaleza sí mismo con la experiencia psicológica o emocional humana.

En esta serie voy más en profundidad hacia historia del arte, generalmente del paisaje marino. Lo veo no sólo contectando con la experiencia cubana, pero con la historia del arte en sí misma. Algunas de las pinturas están inspiradas por Caspar David Friedrich y J. M. W. Turner.

Yoan Capote, Isla (After Böcklin), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

Las obras tienen subtítulos, siempre. Esta pieza se llama Isla (Tras Böcklin). Böcklin fue un gran pintor Simbolista que realizó una obra icónica llamada Isla de los muertos. De hecho hizo muchas versiones de esa pintura. Es sobre la idea de atraer espíritus a la Isla de los muertos. Una pintura muy mística.

En mi trabajo, uno sólo ve el mar. Es como si el espectador se encuentra en la isla de Böcklin. Toda la muerte y el drama están conectados de maneras simbólicas, como una alegoría de la experiencia cubana, toda la gente que fallece (en el agua). Los anzuelos de pesca son símbolos de seducción y trampas.

Yoan Capote, Isla (Futuro luminoso), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

No había mucho color en las anteriores pinturas de anzuelos de pesca, pero parece ser un elemento importante aquí.

Las anteriores eran más sobre la experiencia del objeto en sí mismo. Creo que las primeras fueron concebidas más como esculturas. Me dí cuenta de que la pintura al óleo tenía otras clases de posibilidades. El color en sí mismo tiene muchas posibilidades psicológicas.

Yoan Capote, Palangre (Rojo permanente), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

Como ésta que es casi abstracta. La llamo Palangre (Rojo permanente). “Permanent Red” es el nombre del color, pero cuando lo llamo Permanent Red me refiero a la permanencia de la sangre y a la permanencia del drama que está todavía en el agua para los cubanos.

Es una pintura por todas partes. Lo que me gusta de esta exhibición es que puedo presentar algunas obras de la serie Palangre que va hasta la abstración. Pienso en la transición de Mondrian desde la figuración hasta la abstracción: su deconstrucción de un árbol me inspiró a explorar la posibilidad de ir de la representación clásica del mar hasta soluciones abstractas.

Yoan Capote, Isla (Crudo), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

En esta pintura no utilicé color. Sólo los anzuelos de pesca y el lienzo en bruto, que corté aquí [cerca del tope]. La llamo Isla (Crudo) (Raw). Es sobre el sentimiento de tristeza, de la crudeza, de destrucción. Cada pieza transmite una emoción diferente.

Yoan Capote, Isla (El camino), 2016.
Cortesía de Yoan Capote y Jack Shainman Gallery.

Ésta es también una marina, pero tiene un aire diferente. Incluso los anzuelos de pesca son diferentes.

Cada pintura en esta serie tiene su propia identidad. Ésta es la única en la que utilicé los anzuelos de pesca de estaño. Normalmente los anzuelos vienen de la tienda con placa de estaño o níquel. Así que, en este caso, estaba pensando que representarían lo opuesto: la luz. Es como luz en el agua. La llamo Isla (El camino) (The Way). Los anzuelos están sólo marcando el camino que mucha gente toma. Y el riesgo. Es como luz de luna.

Yoan Capote, Palangre (Ultramar), 2016.
Courtesy Yoan Capote and Jack Shainman Gallery.

Ésta es más un objeto, porque aquí estoy moviendo los anzuelos de una forma física. Es totalmente abstracto. La llamo Palangre (Ultramar). “Ultramar” es el color que utilizé, pero la forma estrecha del panel es como el estrecho pasaje marcado por el norte magnético, que significa tambien las estrechas posibilidades de migrantes cubanos alcanzar su sueño.

Al mismo tiempo me gusta experimentar con la experiencia de una pieza que es abstracta, también. Si pones esta pieza en otro contexto, en una exhibición de grupo, por ejemplo, mucha gente no la asociaría con el paisaje marino. Pero cuando la ves en esta exhibición, lo puedes sentir.

¿Qué puede decir sobre la pintura a gran escala en la pared próxima?

Tengo asistentes para el proceso de colocar los anzuelos de pesca. Pero el proceso de concebir la obra de arte, diseñar el color, es muy personal. Y, por supuesto, esto es algo que me gusta, la libertad que existe en la pintura, al contrario que el proceso de los anzuelos. Ése es un oficio, y muy obsesivo. Aquí, uno tiene libertad (la pintura en sí misma) en oposición a la parte analítica de los anzuelos y de su proceso artesanal.

Yoan Capote con Isla (Tierra prometida), 2016
Foto: Cuban Art News

Otra cosa, cuando trabajo en esto, me gusta la idea de trabajar con otra gente, con asistentes. En estas series específicamente, cuando trabajo con gente las obras reciben una experiencia más social. Ésta es una obra sobre aislamiento, sobre estar rodeado de agua, sobre la frontera, sobre el límite, sobre el riesgo. Ésta es una experiencia colectiva en Cuba.

Así que cuando trabajo con gente y ellos dejan su energía en estas obras, junto con mis pinturas, es una colaboración que da un fondo más social a la obra. Más significado social.

¿Ha cambiado el proceso de hacer estas pinturas tu forma de trabajar?

No tengo una forma específica de trabajar. Simplemente mantengo diferentes frentes de trabajo. Ahora mismo estoy realizando esculturas concretas en Cuba, y estoy haciendo piezas en bronce. Estoy preparando otra exhibición, llamada Inside Poetry, sobre poesía visual. Tengo cinco agendas en mi escritorio, es como si fuera cinco o siete artistas a la vez.

Pero cuando voy a estas series, hago lo que un pintor haría con ellas. Estoy pensando como un pintor. En otra exhibición, estaría pensando más como un artista conceptual, así que estaría trabajando más con el proceso. Pero cuando uno se mueve dentro de la tradición de la pintura, te comportas de una forma diferente. En pintura, la relación entre obra de arte y artista es muy directa, más íntima.

Para mí, cada exhibición en solitario es como una nueva obra de arte. La considero una pieza. Eso es por lo que, si tengo una exhibición en solitario el año que viene, la consideraría un proyecto nuevo. Me gusta este reto de moverme de un lugar a otro.

Yoan Capote: Palangre se inaugura esta noche en la galería Jack Shainman en West 24th Street, con una recepción a las 18:00 horas. La exhibición estará abierta hasta el 11 de marzo.

Susan Delson es editora en Nueva York de Cuban Art News desde el año 2009. Ex miembro del Departamento de Educación del Metropolitan Museum of Art, ha sido editora para instituciones como Museum of Modern Art, Asia Society, El Museo del Barrio. Entre sus obras, ha escrito el estudio y biografía cinematográfica de "Dudley Murphy, Hollywood Wild Card" y editó "Ai Weiwei: Circle of Animals". Ha sido editora de revistas como Forbes, Louise Blouin Media, y otras.