Julio Larraz, a la derecha, con Howard Farber, editor de Cuban Art News, en la galería Ameringer McEnery Yohe en Chelsea.
Foto: Cuban Art News

En la víspera de su reciente exposición en Chelsea, Julio Larraz se entrevistó con el editor del sitio Cuban Art News Howard Farber para una segunda conversación diversa después de la entrevista previa. En el orden del día: arte, colecciones, las fuentes de inspiración, y la “imaginativa, impresionante y poderosa“ obra de artistas cubanos contemporáneos.

Hace años vi una obra suya que nunca he podido olvidar. La imagen era de una mujer en la playa con una sombrilla. Traté de comprarlo, pero no estaba en venta, ¿Recuerda esa pintura?

Julio Larraz, a la derecha, con Howard Farber en la galería Ameringer McEnery Yohe en Chelsea.
Foto: Cuban Art News

Ohhh. Fue…Si, ya se. Esa mujer me cuidó cuando era niño. Fue como una segunda madre. Me amaba. Y vino a los Estados Unidos. He hecho de ella un cacique político, así la llamamos, como la jefa de una sección o un área.  He hecho algunas pinturas de su viaje con dos leones, un león y una leona, en un pequeño bote en una campaña política, y todo tipo de cosas.

Julio Larraz, A Bahia dos Espelhios, 2004
Cortesía de juliolarraz.com

Todos son pretextos para pintar. Lo más importante para mí es pintar. Pero todo está basado en una imagen mental de un lugar determinado. Y estos personajes, convergen en un lugar como en un juego de ajedrez. Guardan cierta relación.

Algunas de sus imágenes y motivos aparecen en algunas pinturas.

Julio Larraz, The Asterion Code, 2013
Cortesía de Ameringer McEntery Yohe

Muchas veces uso la imagen y nombre de Homero, el poeta. Soy un gran admirador  y lector de Homero. Pero nadie sabe nada sobre él. Y dado que nadie sabe sobre él, lo he hecho mío. Utilizo su imagen y figura y la idea de que él pudo haber vivido en un enclave, un enclave griego en el sur de Italia, al norte de Nápoles. En Cuma, que posee en mismo nombre de una ciudad en Grecia. En algo como un fiordo.

Julio Larraz, The Exile Home, 2015
Foto: Cuban Art News

Todas son historias de representación, son escenarios donde se pueden ubicar a personajes. Es difícil pintar sin tener una idea creada que te guíe.  Debemos tener dentro un poco de fantasía- si podemos llamarla así.  Veo las imágenes reflejadas en mi mente y rápidamente trato de llevarlas al lienzo antes de que desaparezcan. Y funciona. Sin embargo, muchas de ellas no son sueños nocturnos, son ensueños.

¿Entonces, pinta?

Pinto y hago bosquejos. Hago muchas acuarelas que termino con dibujos al pastel. Lo que importa es trabajar. Ese es el amor de mi vida, trabajar. El resto son sólo historias que haces para entretenerte.

Julio Larraz con One Day in October, 2013
Foto: Cuban Art News

Esta, por ejemplo-siempre  me imaginé cómo se deben haber sentido los  pobres indios cuando vieron llegar a los españoles. Cosas que siempre he querido saber. Estas personas iban a tomar todo lo que tenían. Matarían a tu mamá, papá e hijos. Arrebatarían tus posesiones. Era el fin del paraíso para ellos.

Los españoles llegaron en tres carabelas. La tercera está aquí apenas se puede ver. Se titula Un Día de Octubre.

Julio Larraz, One Day in October, 2013
Foto: Cuban Art News

Mi vida es eso. Es pintar. No soy un narrador de historias, nunca hablo sobre eso. No me gusta hablar de las pinturas. Creo que es importante que las personas vean algo. Que vean una pintura como esta y digan Ohhh!!!-se parece al lugar donde Jane y yo estuvimos en las Bahamas. Y entonces la pintura ya no es mía sino suya.

¿Vino a los Estados Unidos en 1964?

Vinimos en 1961. Cuando llegamos aquí, mis padres no tenían ni un centavo. Mi padre dirigía un periódico antes del gobierno de Batista. Tenía un doctorado en filosofía y uno en economía. Terminó enseñando en la Universidad Marymount, St. Tomas y diferentes lugares.

Yo no tenía dinero para estudiar pintura. Sin embargo, me ganaba la vida haciendo caricaturas políticas. Hice mucha de ellas. Para el Washington Post, el Chicago Tribune, el New York Times, Newsweek, Ramparts, Rolling Stone.

Tuvo una vida profesional completa.

Si. Después dejé todo eso y comencé a pintar que era lo que realmente deseaba hacer.

Y mi padre dijo, Julio ya tienes una carrera haciendo caricaturas. Por qué has decidido hacer otras cosas? Años más tarde, gané un premio de la Academia Americana de Artes y Letras, y el año siguiente, gané otro otorgado por la misma academia, el Premio Childe Hassam. Por tanto, mi padre dijo: Bien, (risas), siempre supe que podías hacerlo.

En nuestra primera conversación, dijo que no seguía el arte contemporáneo. Pero parece conocer lo que está pasando en este campo.

Esta es la era de oro para el arte cubano. Me llena de regocijo pensar que un artista cubano pueda vivir de eso- que pueda vivir una vida mejor ahora y en el futuro. Antes no era así. Los pintores de la década de 1930 y 1940 vivían en la miseria. Victor Manuel, Portocarrero menos, pero también está Fidelio Ponce de León…. eran oprimidos y se convirtieron en alcohólicos. Era elementos insignificantes en la sociedad cubana.

El cambio ha sido extraordinario. Hablaba con un amigo sobre el arte cubano, el nuevo arte, entre otras cosas. Y dije, sólo estoy en la cima de mis compatriotas. Sólo soy tan bueno como ellos y ellos tan buenos como yo. Hay obras excelentes en Cuba, imaginativas, impresionantes y poderosas. Y es bueno que poco a poco sean incluidos en el escenario mundial.

Estuve totalmente de acuerdo. Vamos a entrar a la galería y tomar algunas fotos.

Julio Larraz, Guanahacabibes, 2015
Foto: Cuban Art News

Es un tríptico. Se llama Guanacabibes. Es una bahía en Cuba  donde encontraron restos antiguos de edificios, estructuras, en el fondo.  Quizás mayas. Es muy bonita pero son sólo nubes.

Larraz, a la izquierda, y Farber con el lienzo All Honorable Men, 2006
Foto: Cuban Art News

¿Recuerda la película por Orson Welles, Citizen Kane? Hay una foto aquí como esa.

Larraz, a la izquierda, y Farber con el lienzo Dreaming in Longhi, 2015
Foto: Cuban Art News

Hubo un  pintor veneciano del siglo 18, Pietro Longhi, que hizo una pintura famosa con rinocerontes.

Definitivamente, lograste capturar al rinoceronte. Muchas obras de artes diferentes y excelentes. Gracias por compartir y dedicarnos su tiempo.

La muestra de Julio Larraz estará a la vista en la galería Ameringer McEnery Yohe hasta el 14 de noviembre.

Howard Farber es el publicador y editor-en-jefe de Cuban Art News. Co-fundador y director de la Fundación Farber, organización patrocinadora de Cuban Art News. Con su esposa Patricia, Farber ha participado activamente en la cultura internacional de los últimos cuarenta años, como coleccionista de arte y mecenas. Los Farbers dieron un vuelco hacia el arte cubano contemporáneo en el 2001