Vista parcial de las obras de Carlos Garaicoa en New Territories. De la izquierda, vista partial del tapiz El Globo, 2012, de la serie Fin de silencio II; el tapiz El Pensamiento, 2010; y el video Fin de silencio / Suelos Contrastados, 2010
Foto: Cuban Art News

La muestra New Territories: Laboratories for Design, Craft and Art in Latin America, que abrirá hoy, incluye trabajos de tres artistas cubanos: Ernesto Oroza, Carlos Garaicoa, y Coco Fusco. La curadora de la exposición Lowery Stokes Sims habla de la exposición, cómo se organiza y el papel de Cuba dentro de esta.

¿Qué motivó esta exposición? ¿Cómo surgió?

La muestra surgió de la serie África Global que realicé hace cuatro años, como parte de un compromiso institucional para ampliar el ámbito de competencias del museo. Durante su evolución desde American Craft Museum hasta Museum of Arts and Design, la institución se había convertido en un centro de alcance internacional, pero centrado en los Estados Unidos, Europa, y Japón. La nueva perspectiva nos permitió ver realmente la forma en que el arte, la artesanía y el diseño se han interconectado en la práctica contemporánea. Se hizo evidente la necesidad de ampliar ese ámbito internacional.

Al igual que en África Global, la idea que sustenta la muestra fue estudiar la situación del diseño, la artesanía y el arte contemporáneo en América Latina. Cuando empezamos el proyecto, fueron evidentes dos cosas: a diferencia de África, América Latina tiene una fuerte historia de escritura crítica y teórica sobre el diseño; y a diferencia de África, todo cuestionamiento acerca de  América Latina y lo que la constituía –como una identidad continental, o un grupo lingüístico- tenía que ser resuelto.

Decidí formar un comité curatorial asesor, que representara a diferentes aspectos del arte, la artesanía y el diseño en América Latina. Tuvimos tres reuniones donde intercambiamos ideas, revisamos un montón de trabajo, y presentamos cuatro temas principales: la colaboración con la artesanía, la localización y manipulación de objetos de reciclaje, ensamblaje, etc. y la arquitectura: cómo las personas reinterpretan el espacio personal y cívico. Esos temas continuaron evolucionando.

En general, diría que la exposición surge del estado del campo de investigación. Ni el comité organizador ni yo tratamos de imponer un punto de vista antropológico. Hicimos las investigaciones, grabamos las conversaciones, estos son los temas que surgieron de esas conversaciones, y así nos organizamos.

Es interesante, la forma en que la organizó, con ciudades individuales en calidad de «hubs» para temas específicos. ¿De dónde surgió esa idea?

Mientras analizaba mis notas de viaje, me di cuenta de que había algunos diálogos frecuentes, en cada lugar al que fui, sobre todo con jóvenes diseñadores.

Entonces mi asistente me envió un informe que decía que el American Institute of Architects (Instituto Americano de Arquitectos)  había puesto detectado hubs de la creatividad en varias ciudades, y allí estaba el libro de Phaidon, con doce ciudades de arte del futuro. Así que me puse a pensar en la organización de la muestra por ciudades, eso podría ser muy interesante. Se hizo evidente la oportunidad de integrar los diversos temas que surgieron de las discusiones, y también introducir algunos temas nuevos.

Diría que las ciudades, los centros, son el foco de los temas. Son como los nódulos del diálogo, y luego tendemos enlaces para llegar allí.

Ernesto Oroza, Alamar, 2005, de la serie Arquitectura de necesidad
Cortesía de Museum of Arts and Design

Los tres artistas cubanos en la exposición: Ernesto Oroza, Coco Fusco, y Carlos Garaicoa se presentan bajo el tema de la exposición, «Navegando el Espacio Personal y Cívico», que tiene La Habana como centro de operaciones. ¿Eligió a estos artistas por su capacidad para iluminar este tema, o el tema surgió de los puntos en común que tienen sus obras?

Hay otros artistas en ese centro que no son de Cuba, que también representan las ideas sobre el espacio personal y cívico. Sin embargo, «Arquitectura de Necesidad»  de Ernesto Oroza fue fundamental y nos ayudó a centrarnos en la apariencia de la sección. [Vea el video más abajo.] Toda la idea de las intervenciones de diseño vernáculo, popular por parte de la gente para cuidar sus necesidades, sus formas de vida, y cómo quieren existir en el mundo. Lo que sucede en las sociedades en transición y, ciertamente en Cuba,  como sociedad en transición, y cómo las personas se adaptan a ella.

Ernesto Oroza, Centro Habana, 2005, de la serie Arquitectura de necesidad
Cortesía de Museum of Arts and Design

Esa fue también mi impresión- esa obra de Oroza  fue un punto de partida para el «espacio cívico». ¿Cómo encajan Fusco y Garaicoa?

De Fusco había visto La Plaza Vacía, el video que estamos mostrando, hace un año o dos, en su galería. Pensé que era una meditación muy interesante sobre un espacio con el que nosotros en los Estados Unidos, en nuestras preocupaciones por Cuba, estamos familiarizados. Vemos reportajes y fotografías de los líderes cubanos guiando las masas en la Plaza de la Revolución, y allí estaba, vacía. ¿Qué significaba eso? Y ¿qué significa ver vacío un espacio donde las personas se reúnen?

Coco Fusco, La Plaza Vacía, 2012
Cortesía de Museum of Arts and Design

En el caso de Carlos había estado siguiendo su trabajo desde hace mucho tiempo. Vi por primera vez una obra suya en Caribbean: Crossroads que el Studio Museum, Queens Museum y El Museo del Barrio presentaron juntas. Como directora del Studio Museum en Harlem, había participado en la discusión sobre ese proyecto. Empecé a profundizar en su obra y discutimos mucho en nuestras reuniones curatoriales. En un encuentro- que pudo haber sido el de México en abril pasado- alguien trajo imágenes de las primeras Fin de silencio, el trabajo incluido en la muestra. Me fascinaba la idea de un tapiz que hace alusión a una acera, los comentarios implícitos/explícitos que se encuentran en los tapices, y la instalación de los tapices con los videos de la gente caminando.

Vimos numerosas obras. Y nunca fue el objeto aislado, sino cómo el objeto se convierte en el medio para diferentes cosas, cómo se personaliza un carrito de comida que se compra o se construye una forma de arte o un objeto de diseño propio. En ese contexto más amplio, el trabajo de Carlos salió a la luz.

Cuando Fin de silencio se presentó en el Centro Wifredo Lam durante la Bienal de La Habana en el año 2012, se les dio a  los visitantes unas medias y zapatos para caminar sobre los tapices. Era una parte inolvidable de la experiencia de la obra. ¿Está pensando en hacer algo similar?

Aún debatimos al respecto. Debemos equilibrar las cuestiones del seguro, con los deseos del artista y nuestra capacidad institucional. Creo que vamos a trabajar en eso.

Es interesante la inclusión de trabajos de los artistas cubanos en la muestra, sólo Garaicoa se enfoca en la artesanía. Los otros dos usan otros medios- la fotografía, el video—que se consideran formas de arte.

Esa ha sido nuestra intención con la exposición. Teníamos miembros del comité que estaban más enfocados en el arte o en el diseño, y nos gusta el intercambio entre los géneros.

La curadora Lowery Stokes Sims
Cortesía de Newswise.com

¿Consideró a otros artistas cubanos para los otros temas de la serie?  

Sí, lo hicimos, especialmente Los Carpinteros. La planificación de una exposición, cómo incluir y eliminar cosas, es un proceso orgánico. Después de un tiempo, tienes que hacer prioridades. Pero, ya estábamos considerando incluir a Los Carpinteros, sin duda.

Acerca de los artistas cubanos: ¿cómo describiría los puntos en común en sus trabajos? Muchos artistas de La Habana, o que pasan tiempo allí ponen en práctica una mayor conciencia de la arquitectura y las cuestiones urbanas. La ciudad deja sus marcas. 

Esa es una observación muy pertinente. En mi ensayo del catálogo cité a Carlos hablando de lo que son  las ciudades en Cuba: «ruinas idílicas y nostálgicas de los primeros períodos coloniales y de la república. . . El encuentro con estos edificios produce una sensación extraña; la cuestión no es la ruina de un pasado luminoso, sino un presente de incapacidad . . . Los llamo las Ruinas del Futuro.» Probablemente eso no era lo que tenía en mente, pero luego, cuando das un paso atrás, dices, ¡Oh, sí, eso es realmente lo que es.

Lo que a uno le sorprende en La Habana es el ingenio con que la gente contemporiza estructuras existentes y las mantiene funcionando. Coches y motos, y también la arquitectura. Es porque La Habana tiene una rica historia arquitectónica, y porque mantenerla viva es una gran preocupación para sus habitantes -como es el caso de Nueva York. Creo que usted se ha referido a un punto importante, y así es como llegamos a la inclusión de estos tres artistas.

En la exposición, La Habana sirve como el hub para la tema de «Navigando el Espacio Personal y Cívico.» Otros artistas en este sección de la muestra incluyen la peruana Luca Cuba, hablando de su arte (en primer plano) con una entrevistadora. Sus obras abordan temas de género y poder político.
Foto: Cuban Art News

¿Algo más que quiera decirnos?

Me encantaría que el público preste atención a la forma en que los diferentes diseñadores y artistas que trabajan con artesanos, e intervienen las nociones de presencia mundial con una identidad nacional. También me siento inspirada por los diseñadores que, una y otra vez, describen como trabajan con los artesanos tradicionales, las comunidades indígenas y los pequeños fabricantes para preservar el conjunto de habilidades, lo que ellos ven como fuente de orgullo nacional, y para estimular la sostenibilidad económica.

Dados los divergentes estratos económicos que son un hecho en el mundo entero, creo que eso es una situación impresionante. Esta es una práctica social, lejos del cinismo, la desenvoltura, la apropiación y el oportunismo que el rubro en el mundo del arte puede tener. Estos son compromisos y relaciones a largo plazo.

Es interesante ver cuántas veces los diseñadores dan un guiño a sus colaboradores-estamos acostumbrados a pensar en los artesanos como algo más anónimo, ya que todo viene con el nombre del diseñador o el artista. Esa es una tendencia que está en aumento, y creo que es muy interesante.

New Territories: Laboratories for Design, Craft and Art in Latin America corre hasta el 6 de abril en el Museum of Arts and Design en Manhattan. Abajo, el video «Arquitectura – axonometrías y una perspectiva» por Ernesto Oroza, 2006.

Susan Delson es editora en Nueva York de Cuban Art News desde el año 2009. Ex miembro del Departamento de Educación del Metropolitan Museum of Art, ha sido editora para instituciones como Museum of Modern Art, Asia Society, El Museo del Barrio. Entre sus obras, ha escrito el estudio y biografía cinematográfica de "Dudley Murphy, Hollywood Wild Card" y editó "Ai Weiwei: Circle of Animals". Ha sido editora de revistas como Forbes, Louise Blouin Media, y otras.