Vista parcial del suelo de terrazo de José Bedia al Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas de Miami-Dade County
Cortesía miamidadearts.org

Con proyectos como Cardboard Beach de Los Carpinteros en Toronto y Nearness de Arlés del Río, en el Times Square de Nueva York, el arte público ocupa el primer lugar en la lista este verano. Pensamos que sería interesante enfocar hacia el sur de la Florida, y descubrir los artistas cubanos que han estado contribuyendo con la escena del arte público durante varias décadas.

En el primero de dos artículos, Rafael DiazCasas presenta algunos de los más destacados artistas y obras de arte.

El sur de la Florida tiene la mayor población cubana fuera de la isla. La comunidad artística se ve reforzada por una compleja concentración de coleccionistas, un sistema de ferias de arte durante todo el año, y un circuito bien conocido de museos públicos y privados. Paralelamente, desde 1973, Metro Dade ha liderado uno de los programas más ambiciosos de arte público en los EE.UU. Este programa opera bajo los auspicios de Art in Public Places (Arte en Espacios Públicos), y está supervisado por una persona nombrada por la Junta de Comisionados del Condado, que actúa en nombre del interés público.

Esta iniciativa ha apoyado a un número importante de proyectos de artistas internacionales y locales. Entre los artistas cubanos están Carlos Betancourt (n 1966), con Still Zoo en el Pabellón Amazon, Beyond en el parque zoológico de Miami (2009) y Realm of Secret (2010) en el Aeropuerto Internacional de Miami; Leyden Rodríguez-Casanova (n. 1973), cuya obra September Trophy (2012) se encuentra en el Kendall Soccer Park; Connie Lloveras (n. 1958), Reaching for Miami Skies (1994) a la  Brickell Station del Metromover y Circle (2004) al North Shore Youth Center en Miami Beach; Glexis Novoa (n. 1964), New Economic Order (2003–05) por el Miami Riverwalk; Lydia Rubio (n. 1946), con obras en el Women´s Park en Fontainebleau, Miami (2009) y All Night Long We Heard Birds Passing (1999) en la Terminal F del Puerto 2 de Miami, el puerto para cruceros internacionales. Rubio también fue comisionada por el Aeropuerto Internacional de Raleigh-Durham en Carolina del Norte para crear dos esculturas site specífic, The Gate of Earth (la Puerta de la tierra) (2009) y The Gate of Air (la Puerta del aire) (2011).

Vista de la instalación de María Martínez-Cañas, Años Continuos, 1994–1996, en Concourse D del Aeiopuerto Internacional de Miami
Cortesía Julie Saul Gallery, New York

También bajo los auspicios de Art in Public Places, la artista cubano-americana María Martínez-Cañas (n. 1960) desarrolló, de 1994 a 1996, un mural en el Aeropuerto Internacional de Miami Concourse D, Años Continuos, de 40 x 40 pies donde la luz juega un papel importante. Una compleja disposición de imágenes de mapas, documentos de viaje, y símbolos culturales translúcidos en blanco y negro son yuxtapuestos para crear un collage de gran riqueza visual y tamaño, que explora temas de la historia personal, identidad cultural, y el paso del tiempo—todas metáforas de la continuidad y desarrollo de la vida como migración perpetua.

El mural de Martínez-Cañas involucra a viajeros del aeropuerto en un diálogo visual, y los hace detenerse y reflexionar mientras viajan a sus destinos. La obra se ubica en medio de expresiones más tradicionales del arte público.

La estética del arte público, en la que el sitio de emplazamiento es primordial por definición, a veces ha animado a artistas de una inclinación más vanguardista a crear trabajos más acordes con los estándares convencionales. Algunos de estos artistas activos en el sur de la Florida son Carlos Alfonzo (1950–1991), José Bedia (n. 1959), Rolando López Dirube (1928–1997), y Enrique Martínez Celaya (n. 1964), los cuales han trabajado en un medio que también incluye artistas tan tradicionales como Manuel Carbonell (1918–2011) y Tony López (1919–2011), uno de los artistas cubanoamericanos más prolíficos.

Al emigrar a la Florida en 1958, Tony López creó monumentos escultóricos en ciudades del sur de los EE.UU. Ejemplos de su trabajo incluyen al complejo obelisco de 18 pies, The Torch of Friendship(La Antorcha de la Amistad) (1960), un parque que celebra la integración panamericana situado en el boulevard Front Park on Biscayne en Miami Bay; la imponente Holocaust Memorial (1985), desarrollada en colaboración con el arquitecto Kenneth Treister en el área del Centro de Convenciones de Miami Beach; y la escultura de José Martí (1996) que se encuentra en el distrito de David Parkway en Nueva Orleans, Louisiana.

Enrique Martínez Celaya al lado de su escultura The Tower of Snow (La Torre de Nieve) al Miami Dade College. A la derecha el presidente del colegio, el Dr. Eduardo J. Padrón
Cortesía miamisunpost.com

Siguiendo un camino similar está Martínez Celaya, residente en Miami, que emigró con su familia a una edad temprana. Su obra The Tower of Snow (La Torre de Nieve) (2012) es una escultura de bronce de gran tamaño que representa a un niño en muletas llevando una casa a cuestas, parado afuera de la Torre de la Libertad del Miami Dade College. La escultura, que explora los temas de extranjería y desplazamiento, marca el 50 aniversario de la Operación Peter Pan, que trajo a miles de niños cubanos sin sus padres a EE.UU entre 1960 y 1962.

El trabajo sobre-conceptualizado de Martínez Celaya termina teniendo una forma convencional que no difiere de los monumentos conmemorativos habituales tales como Flora, la Recogedora de Sueños (instalado en el 2012) de Cundo Bermúdez. Esta obra, una escultura independiente de bronce, de 25 metros de alto, situada al otro lado del Boulevard Biscayne en Miami Bay, fue un regalo de Bermúdez a la ciudad (1914–2008), en reconocimiento a su acogida en Miami y la largo y exitosa carrera que disfrutó allí.

Bajo los auspicios de Arte en Espacios Públicos de Miami-Dade County, Bermúdez y José Bedia tienen obras en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht. Bajo el mismo programa, Rolando López Dirube creó The Little Labyrinth (1978) en Perrine Gardens Park, y Carlos Alfonzo está representado por Ceremony of the Tropics (1986) en la Metrorail Station de Santa Clara.

Vista de Ways of Performing, 2006, de Cundo Bermúdez,  en el vestuario del Carnival Studio Theater al Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas de Miami-Dade County
Cortesía breakingthebusiness.com

Visible desde la calle en el Centro Arsht para las Artes Escénicas, Ways of Performing de Bermúdez (2006) es un mural de vidrio ricamente coloreado de 28 x 40-pies en el vestíbulo del Teatro Estudio. Celebra la música y la actuación, destacando el proceso artístico y la vida del teatro tras el escenario.

Vista parcial de las barandillas de balcones de José Bedia al Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas de Miami-Dade County
Cortesía breakingthebusiness.com
Vista parcial del suelo creado por José Bedia al Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas de Miami-Dade County
Cortesía breakingthebusiness.com

Bedia diseñó dos piezas monumentales hechas de suelos de terrazo y barandillas de balcones, que abarcan los vestíbulos de dos salas de espectáculos. Los suelos de terrazo son la pieza central de los vestíbulos de la Dolores and Sanford Ziff Ballet Opera House y la Sala de conciertos John S. and James L. Knight, que reciben a sus clientes con representaciones de gigantes manos extendidas, una metáfora para el aplauso. Se extienden por la plaza como un gesto unificador, unen visualmente los dos edificios y crean un símbolo central que se ha convertido en un icono de la institución. Los pisos superiores de las dos salas del centro están adornados con pasamanos de Bedia, en vidrio grabado, uno en oro y otro en plata, para que coincida con las bandas en los suelos de terrazo en los pasillos.

Vista de la instalación Little Labyrinth, 1978, de Rolando López Dirube
Cortesía Rafael DiazCasas

Aún de pie, el complejo escultura-parque de Rolando López Dirube en el proyecto de vivienda Perrine Gardens de Miami es un grupo de esculturas abstractas de hormigón prefabricado. Creado para que los niños jueguen, la pieza central es un ensamblaje de estructuras geométricas, con formas concéntricas circulares y semicirculares en el centro y grandes brazos rectangulares que se extienden hacia el exterior. En un encargo privado, Dirube hizo un mural de cerámica en el interior del vestíbulo de One Tower Biscayne (1973) en Miami, pero más tarde fue destruido en una de las renovaciones del edificio.

Siguiente: Murales de cerámica, silueta de Miami de Ana Mendieta , y el edificio en llamas de Una falla americana de George Sánchez-Calderón

Rafael DíazCasas historiador del arte y curador independiente con sede en Nueva York. Interesado en Arte Moderno y Contemporáneo, con un enfoque en Arte Latino Americano. Él escribe sobre el arte y la cultura para varias publicaciones. Co-Autor Hard Light: The work of Emilio Sanchez, Prestel, Londres – New York, 2011. Actualmente está trabajando en una monografía y un documental sobre la historia de la abstracción en la segunda mitad del siglo XX en Cuba.