Una vista de la exposición en Studio 7 y 60, con una escultura por Dania González Sanabria y un lienzo de Elizabet Cerviño.
Cortesía de Studio 7 y 60 y Sarah Bingham Miller

La evolución del rol de la empresa privada y el incremento del turismo cultural a Cuba han alentado el crecimiento de las organizaciones de arte alternativo y performance en La Habana. Artistas de todas las esferas están experimentando con diferentes formas de interactuar con el público, incluyendo con  turistas estadounidenses que viajan a Cuba a través de los programas de intercambio cultural. Para los artistas visuales, esto a menudo significa la creación de una galería de un tipo u otro. Cooperativas dirigidas  por artistas tales como Studio 7 y 60 son una de esas alternativas.

Estudio 7 y 60 se creó en el 2010, cuando María Cienfuegos y tres colaboradores decidieron usar el apartamento de su familia como un espacio para presentar sus obras a la venta directamente  al público. En la medida que progresaban sus carreras,  los colaboradores de Cienfuegos decidieron presentar sus trabajos de una manera diferente, y ella decidió seguir experimentando en un espacio colectivo.

Una otra vista del espacio con obras de Adriana Arronte.
Cortesía de Studio 7 y 60 y Sarah Bingham Miller

La galería toma su nombre de su ubicación en la intersección de las calles 7 y 60 en Miramar, y el edificio donde está ubicado es notable por su historia arquitectónica. Construido en 1956 y diseñado por Mario Romañach, uno de los más importantes arquitectos modernos de Cuba, el edificio combina líneas simples y modernistas con interpretaciones de detalles coloniales como vidrieras y persianas de madera y rejas. Aún en su estado original, el edificio ofrece un lugar  apropiado para el arte cubano contemporáneo.

En su configuración actual, el Studio 7 y 60 sólo incluye a artistas femeninas. Cienfuegos dice que la organización no se limita únicamente a artistas femeninas pero es dirigida con lo que ella llama una «sensibilidad femenina». Ella lo define como un entorno más abierto y fluido que las galerías tradicionales, con pocas reglas o criterios establecidos para mostrar los trabajos.  La lista puede variar, y los artistas pueden participar en cualquier etapa de su carrera, incluyendo durante su estancia en la escuela de arte. En lugar de presentar sólo trabajos para la venta, la galería también presentará trabajos en proceso de retroalimentación con otros artistas y miembros del público. En su nueva encarnación, el espacio cuenta con una gama más amplia de medios, incluyendo la pintura, la fotografía, la escultura y el arte de instalación.

Un elemento sí permanece: el compromiso a ser un espacio, dirigido por artistas que interactúa directamente con el público, sin la intervención de los conservadores o curadores. Los artistas no crean sus trabajos de forma colectiva – por tanto, la galería es un lugar para que los participantes muestren sus trabajos al público  y aseguren un mayor apoyo financiero a través de la venta directa a este. Ellos ven este espacio como paralelo a las galerías ya establecidas en la Habana y no como un competidor. La nueva encarnación de Studio 7 y 60 fue presentada al público el 11 de abril de 2014, con la recepción a un primer grupo de coleccionistas de arte de los EE.UU. El espacio abre sólo con cita previa, y ya ha recibido varios grupos de estadounidenses que visitan la isla por programas de intercambio cultural.

María Cienfuegos, de la serie Best in Show
Cortesía de mariacienfuegos.com

Cienfuegos es fotógrafa, cuya educación científica se refleja en su tratamiento sistemático de temas que van desde retratos de familia hasta el mundo natural. Actualmente, hay otros cuatro artistas en la lista del estudio. Los trabajos de Adriana Arronte, graduada del ISA, incorporan los logotipos de las empresas multinacionales. Entre otras piezas, ella exhibe una pintura sobre vidrio con imágenes de la cultura popular, la publicidad, y el comentario político.

Una otra vista del espacio con obras de Dania González Sanabria y Elizabet Cerviño.
Cortesía de Studio 7 y 60 y Sarah Bingham Miller

Elizabet Cerviño, otra graduada del ISA, pinta y crea dentro del arte del performance. Actualmente, está mostrando fotografías de sus performances y grandes pinturas al óleo. Dania González Sanabria, estudiante del ISA,  se especializa en la instalación y el performance; e incluye pinturas. Obras de Lisandra Ramírez Bernal incluyen esculturas y grabados cubiertos de vidrio relacionados con la cultura popular internacional – lindos gatos de ojos grandes en resina y bronce, y una serie de motivos visuales de los años 1970 dispuestos en grupos en la pared.

Para más información sobre el espacio y los artistas ir al sitio web de Studio 7 y 60.

e.

Sarah Bingham Miller es la co-directora de Cinelandia, un sitio web dedicado al cine latinoamericano que se lanzará a mediados de enero 2014. Trabaja desde quince años con la comunidad cultural cubano: colabora con artistas, cineastas, actores, bailarines y musicos en varios proyectos. Estudió la historia de arte en las universidades de Chicago y de Northwestern.