Detalle de Coffee doesn’t grow in that way, 2013, la instalación de Celia y Yunior en el Espacio Aglutinador.
Foto por Celia y Yunior, cortesía de Rachel Weiss

Historiadora del arte, ensayista, curadora, la norteamericana Rachel Weiss fue invitada por la artista y curadora Sandra Ceballos para crear el segundo evento de la serie Curadores, Come Home! (¡Curadores a Casa!). La muestra tuvo lugar el 12 de Octubre en Espacio Aglutinador, en el barrio habanero del Vedado. Cuban Art News conversa con Weiss después de su regreso.

Bienvenida de La Habana. ¿Cómo te fue?

Muy contenta con la muestra. Hubo una gran participación. La gente parecía estar muy interesada en el trabajo. Todo fue bien.

Su muestra es parte de una serie llamada Curadores, Come Home! ¿Podría hablaros un poco de la serie y su opinión sobre esta?

La serie está relacionada con un proyecto que Sandra hizo hace unos años llamada Curadores, Go Home! Yo no lo vi, pero al parecer fue una muestra maravillosa, a la que todos tuvieron acceso. Así que decidió hacer Curadores, Come Home! Se trata de una serie de cinco o seis proyectos que están todos centrados en invitaciones a personas que solían ser más activas, que nos invitan de alguna manera a reactivarnos. Eso fue lo que entendí.

Pensé, si la premisa tiene que ver con el regreso, una de las preguntas que me toca hacerme es por qué me volví menos presente allí. Y, en general, por qué hay historias importantes que se niegan a sí mismas. Decidí tomar eso como punto de partida para el show.

¿Cómo lograste reflejar ese punto de partida de que – las historias tienden a negarse a sí mismas? 

Bueno, por ejemplo, la historia del performance de la década de 1980, que la gente no conoce. Los jóvenes artistas realmente no saben nada de eso. Es por eso que estaba interesado en mostrar vídeos de Glexis.

Y Celia y Yunior?

Lo que hice en ese caso fue explicarles el enfoque general del espectáculo y pedirles que respondieran a esto. Ellos decidieron hacer una nueva pieza en respuesta a la reciente modificación de la ley sobre trabajadores por cuenta propia. Investigaron sobre los cambios en 1968, cuándo fueron nacionalizadas. Creo que se sintieron motivados por el hecho de saber que sus abuelos habían tenido pequeñas empresas. Uno de ellos había tenido una heladería. Así que estaban interesados ​​en mostrar el momento en el que estos pequeños negocios fueron cerrados, en relación con el momento en el que se alienta a las pequeñas empresas a para ponerse en marcha nuevamente. Una vez más, la historia se niega a sí misma.

Al ver las primeras fotos de la muestra, nos resultó difícil entender de qué se trataban. Mostraban una silla en un contador.

Sí, se presentaron en la cocina, lo cual consideré genial. Mostraban una gran reproducción de la primera página de Granma el día en que las nacionalizaciones se dieron a conocer en el 68. Eso fue en la pared a la izquierda de la silla. La silla pertenecía a la heladería de uno de sus abuelos, y debajo de ella se mostraba una bola de helado. Había un montón de hojas de papel colocados en los estantes en la parte derecha de la cocina – que explicaban detalladamente la nueva ley. También había un video, de un pequeño proyector, en la parte superior de la silla. El video mostraba a sus abuelos hablando de sus empresas.

Vista de la instalación de Coffee doesn’t grow in that way, 2013, por Celia y Yunior.
Foto por Celia y Yunior, cortesía de Rachel Weiss

¿Cómo describirías el trabajo de Celia y Yunior a las personas que no están familiarizadas con él?

Es un trabajo basado en la investigación y normalmente se ocupa de las condiciones de la vida diaria – los problemas y los obstáculos cotidianos.

¿Este evento se presentó sólo una noche o permaneció por más tiempo en Espacio Aglutinador?

La pieza de Celia y Yunior todavía está en exhibición. No estoy realmente seguro cuánto tiempo estará allí. La proyección del video fue sólo una noche.

Una escena del documental El Canto del cisne por Glexis Novoa: “El Hombre y los Estrobos, Leandro Soto 1979.”
Cortesía de Glexis Novoa

¿Cómo fue la acogida del video de Glexis, El Canto del cisne?

Creo que todos estábamos impresionados. La gente nunca se sienta a ver un vídeo completo en un espectáculo, pero en este caso sucedió. Dura 53 minutos, pero la gente realmente se mostró interesada. El salón se llenó.

¿Cómo las circunstancias específicas de la exposición – como presupuesto, espacio, el hecho de que las personas viven allí, y otros factores influyeron en su forma de concebir la muestra?

Como en cualquier proyecto curatorial, se parte de la obra. Soy un gran fan del trabajo de Celia y Yunior y también del de Glexis. Estaba interesado en mostrar el período histórico en el que he estado involucrada en Cuba. Glexis representa la primera parte de ese intervalo de tiempo, y Celia y Yunior el momento actual. Aglutinador no es exactamente una galería, así que no necesité llenar todo el espacio. Estaba más interesada en hacer ajustes conceptuales.

Su proyecto fue la segunda edición de Curadores, Come Home! después de la muestra de Gerardo Mosquera la primavera pasada. ¿Su proyecto tiene que ver con el tuyo?

Mi trabajo no está relacionado con el suyo. Por lo que sé, la secuencia de los espectáculos tiene más que ver con la disponibilidad de los artistas que con el arco curatorial.

¿Con qué frecuencia viene a la isla?

De hecho, recientemente he estado allí muchas veces. Estuve en la pasada Bienal y luego en enero pasado con un grupo de estudiantes.

El publico espera la apertura de Curadores, Come Home! en el Espacio Aglutinador.
Cortesía de Sandra Ceballos, Espacio Aglutinador

¿Cómo describirías el arte contemporáneo en La Habana en estos días? ¿Qué papel cree están desempeñando los curadores y espacios independientes como Espacio Aglutinador?

No estoy seguro de haber visto lo suficiente como para poder generalizar. Sé que se han abierto espacios adicionales e independientes, pero realmente no conozco sus programas y por eso no considero apropiado hablar de ellos. Lo mismo opino de los curadores independientes.

¿Cómo describiría la escena del arte en la isla? ¿Cree usted que la situación está como en su libroTo and From Utopia in the New Cuban Art?

No, en absoluto. La historia descrita por el libro concluyó hace una década y desde entonces han pasado muchas cosas. Hay muchas vertientes diferentes. Por un lado, existe un sector profesionalizado e incluso un mercado interno. Por otro lado, existen muy buenos artistas que no están interesados ​​en el sector comercial, como es el caso de Celia y Yunior. También me interesó el proyecto en San Agustín.

Cuéntanos más acerca de eso.

Básicamente, es un gran proyecto colectivo que opera en un antiguo edificio en el barrio de San Agustín, que se encuentra en los confines de la ciudad. Ellos realizaron un buen número de proyectos diferentes para la Bienal. Dirigieron lo que llamaron el Museo de Arte Contemporáneo de San Agustín, que era un edificio sin terminar en el mismo barrio. Tenían un montón de artistas, amigos suyos de distintas partes del mundo, que vinieron a hacer obras site specific, relacionadas con la comunidad. Me quedé muy impresionada con la energía allí y la inteligencia de la obra. Creo que es un proyecto muy interesante. Y todavía seguirán haciendo cosas interesantes.

Hay una buena cantidad de esto en la visión publicada en ArtNexus sobre la Bienal. Es un buen lugar para obtener más información.

Una última pregunta: ¿qué futuro le ves al arte cubano?

Por lo general no me gusta anticipar lo que sucederá en el futuro, porque es incierto. No tengo ni idea.