Al estreno de Mentes peligrosas, la exposición inaugural de MAM en el Espacio Aglutinador, 23 julio 2013.
Cortesía de Sandra Ceballos

El escenario artístico contemporáneo cubano actual ha tenido un giro significativo hacia el mercado. Es bien sabido que la producción de algunos artistas son valoradas a altos precios a nivel internacional, con frecuencia con una casi total ausencia del trabajo de estos en el circuito artístico de la isla. Teniendo como excepción sus apariciones en las Bienales de la Habana, que son plenamente atendidas por curadores, coleccionistas y visitantes de todo el mundo. Frecuentemente los precios se fijan teniendo en cuenta la presencia de un fluyente turismo de arte, que inunda con buses turísticos los estudios de los artistas, gestionados por promotores y marchands extranjeros y locales.

La mayoría de estos turistas culturales intentan descubrir y capitalizar en los restos de un arte producido por un sistema social que está “a punto de cambiar.” Algunos de estos artistas aún producen un tipo de “arte disidente”, con un contenido inocuo y obviamente político que no merita atención alguna, mientras otros siguen creando basados en preocupaciones estéticas pasadas. Esta realidad no está lejos del tipo de arte que se produce principalmente para ser vendido en aeropuertos internacionales, con la diferencia que aquí se ofrece en los estudios de los artistas. Los acalorados debates y la vitalidad que revolucionaba la escena artística a finales de 1980 y principios de 1990 ya no existen hoy dia. Los proyectos y asociaciones de orientación social son escasos, y las propuestas de mayor vitalidad nacen de los espacios independientes y galerías en casas, como Espacio Aglutinador y Cristo Salvador.

Otra vista de Mentes peligrosas en el Espacio Aglutinador
Cortesía de Sandra Ceballos

Desde su creación por Sandra Ceballos y Ezequiel Suárez en 1994, Espacio Aglutinador ha estado a la cabeza de la escena artística, catalizando muchas de las ideas y exposiciones más innovadoras, y abriendo las puertas a todos los artistas que mantienen su integridad, más allá del punto de vista estético o formación académica. El 21 de julio de 2013, Ceballos anunció su último proyecto, la creación del Museo de Arte Maníaco (MAM por sus siglas en español). Este es un acontecimiento especialmente significativo, ya que representa la fundación del primer museo privado en la isla desde 1959.

El manifiesto del MAM es una extensión de los objetivos originales de Espacio Aglutinador, organización privada e independiente dedicada a promover las artes visuales en Cuba, de más larga vida; gracias al apoyo inicial del Instituto Humanista de Cooperación para el Desarrollo de Holanda (HIVOS) y la Fundación Príncipe Claus. Actualmente MAM está buscando donaciones institucionales y privadas, aquellas interesadas en proveer asistencia financiera, espacio físico para exposiciones itinerantes, materiales de trabajo, y/o documentación e información para apoyar sus investigaciones.

Otra vista de Mentes peligrosas en el Espacio Aglutinador
Cortesía de Sandra Ceballos

“Será un museo para la investigación: activo, fresco, vivo, itinerante,” declara Ceballos. “El objetivo primordial, entre otros, es mostrar y difundir las obras de art brut que se han acumulado en los últimos años . . y mostrar colecciones privadas de Cuba y el extranjero”. El sitio del museo en Espacio Aglutinador es provisional, y Ceballos está abierta a moverlo a otras instituciones no gubernamental en la isla.

Ceballos convoca a los artistas que han sido marginados del mainstream de la institución arte en Cuba, independientemente de su país de residencia, y los identifica como art brutoutsider art, o lo que ella define como Arte Maníaco. La intención es invitar a aquellos artistas que enfrentan y abordan problemas emocionales en su arte, con independencia de su educación artística. Arte Maníaco, más que cualquier otra cosa, se refiere a la compulsión que provocan propuestas artísticamente honestas que no tomen en cuenta las consideraciones y favores del mercado.

Otra vista de Mentes peligrosas en el Espacio Aglutinador
Cortesía de Sandra Ceballos

Es relevante señalar que en la presentación del Museo de Arte Maniaco, Ceballos ha involucrado –física o virtualmente- a algunos de los más significativos historiadores de arte que en la isla han mostrado interés en outsider art; como José Seoane, Samuel Feijoo, y Orlando Hernández. En su creación MAM sugiere una negación del arte elitista y, por extensión, del arte de vanguardia. Paradójicamente esta es una posición, que considerando la actual situación social, sitúa al museo en el escenario de arte de vanguardia. En última instancia, e independientemente de cualquier categorización, MAM quiere asociarse con la vida y su dinámica, “una dinámica que no siempre es coherente o cerebral”, dice Ceballos, “porque las normas de coherencia implican fatiga y aburrimiento.”

No hay duda de que el arte es un reflejo de la vida, y esa dinámica está bien representada hoy día en las artes visuales de Cuba. Los cambios socioeconómicos que se han venido desarrollando poco a poco en la isla y en el exilio están colaborando a la edificación de una nueva realidad, y los resultados benefician a los miembros más activos que participan en este intercambio. La creación de MAM es, sin duda, un paso adelante para robustecer el escenario de las artes visuales en Cuba, que abarque a los artistas, al público y a los coleccionistas y, que en el proceso, cree un entorno dinámico de cambio para todos.

Vista de Mis órganos represivos de Félix Ronda y una obra de instalación de Sandra Ceballos
Cortesía de Sandra Ceballos

La exposición inaugural del Museo de Arte Maníaco, Mentes Peligrosas (Dangerous Minds), acaba de terminar el domingo pasado, el 17 de agosto, en Espacio Aglutinador. Curada por Ceballos, los artistas incluidos en la muestra fueron: Ítalo Expósito (artista y profesor de la Academia de Bellas Artes San Alejandro), Gustavo César Echevarría (artista y coleccionista de arte); Colette Rodríguez (artista autodidacta), Eduardo Ponjuán (artista y graduado del Instituto Superior de Artes); Chago Armada (artista y diseñador), Otari Oliva (artista y curador), Samuel Riera, (artista y curador), Sandra Ceballos (artista y curadora), René Quintana (artista y diseñador), Andy Rodríguez (artista y graduado del ISA); Fernando Ruíz (artista y graduado de San Alejandro); Belarmino Tazé (artista y graduado de San Alejandro), Carlitos García (El profe, artista autodidacta), Bernardo Sarría (artista autodidacta);

Vista de una pintura de Bernardo Sarría y una obra de instalación de Giselle Victoria
Cortesía de Sandra Ceballos

Nicolás Lara (artista autodidacta), Manuel Vidal (artista, crítico de arte y escritor), Carlos Rodríguez Cárdenas (artista graduado); Hilda Vidal (artista y diseñadora); Glexis Novoa (artista graduado), Alexander González (graduado de la Escuela de Arte de Trinidad), Giselle Victoria (artista y curadora), Enrique Lanza (arquitecto y artista autodidacta), Luís Manuel Otero (escultor autodidacta), Ángel Delgado (artista y graduado del ISA); Ángel Bárzaga (artista y graduado de San Alejandro), Vargas (artista autodidacta), Félix Ronda (médico y artista autodidacta); Hotrensia Gotario (artista autodidacta), Boris Santa María (artista autodidacta), Ezequiel Suárez (artista y curador); Mita (artista autodidacta); Luís Casali (artista autodidacta), María Cristina Padura (artista y curadora), y, en el último minuto, Ñica-Antonia Eiriz (artista).

Detalle de la instalación de Giselle Victoria
Cortesía de Sandra Ceballos

Para ver más imágenes de la apertura del MAM y obras de la exposición, ver el álbum de fotos en la página de Facebook de Cuban Art News.

Una obra de René Quintana
Cortesía de Sandra Ceballos

La primera reubicación del MAM se llevará a cabo en el taller de La Habana y en la galería del fotógrafo Alfredo Ramos, que acogerá la segunda exposición del museo, Mente I Fase, que mostrará trabajos de artistas del MAM como Vladimir Llaguno y Fernando Ruíz. Las fechas para esta muestra se darán a conocer en breve.

Rafael DíazCasas historiador del arte y curador independiente con sede en Nueva York. Interesado en Arte Moderno y Contemporáneo, con un enfoque en Arte Latino Americano. Él escribe sobre el arte y la cultura para varias publicaciones. Co-Autor Hard Light: The work of Emilio Sanchez, Prestel, Londres – New York, 2011. Actualmente está trabajando en una monografía y un documental sobre la historia de la abstracción en la segunda mitad del siglo XX en Cuba.