Vista de la bahía de la Habana en una foto archiva, siglo 19

Bajo el título de Havana Urban Design Charrette, del 22 al 27 de marzo del presente año, la capital del país acogerá el 4to taller internacional de urbanismo y arquitectura en torno al puerto de La Habana, la villa de Casablanca y el territorio de Habana del Este.

Con apoyo de los capítulo cubano y noruego del Consejo para el Urbanismo Europeo (C.E.U.) (), e I.N.T.B.A.U. – Red Internacional para la Arquitectura y el Urbanismo Tradicional, el taller estará dirigido por el arquitecto y urbanista cubano Julio César Pérez Hernández, autor de un plan de renovación urbana para la ciudad en el siglo XXI.

En entrevista telefónica, Mr Pérez comentó que el taller tendrá duración de una semana, con visitas de campo a espacios de la bahía y su sede de trabajo radicará en el hostal Condes de Villanueva, en La Habana Vieja. Junto al abogado noruego Audun Engh, representante de las entidades patrocinadoras europeas, arribarán a La Habana , otras personalidades del urbanismo mundial provenientes de Europa, Estados Unidos de Norteamérica, Australia y Canadá. “Pero no es un evento para estrellas”- añadió César. “Lo esencial será reflexionar con propuestas concretas para el cercano desarrollo del área marítima, la extensión del espacio público, la creación de nuevas infraestructuras sociales, culturales y de ocio bajo criterios de intervención no espectaculares sino destinados a preservar los valores arquitectónicos de la ciudad, propiciar la participación ciudadana y la economía local. Por eso estamos abiertos a la participación de profesionales y estudiantes, promotores inmobiliarios y académicos”.

Medio siglo después del plan urbanístico proyectado por el arquitecto catalán José Luis Sert, elaborado durante el gobierno de Batista, la bahía de La Habana enfrenta un desafío singular. Desde el siglo XVIII fue el puerto esencial del país, punto de entrada y salida del comercio en la mayor de las Antillas. Sin embargo, la existencia de un túnel submarino construído por la compañía francesa de Lesseps en 1958, le impedirá recibir a los buques de gran calado una vez concluya la construcción del nuevo canal de Panamá. La inversión del gobierno brasileño de Lula da Silva ha dispuesto $ 300 millones usd para construir en el puerto de El Mariel, al Oeste de la ciudad, el gran nodo comercial-marítimo de Cuba, con lo cual La Habana sería desprovista de numerosas actividades productivas.

El taller a celebrar en marzo continúa las proyecciones de los talleres celebrados en años anteriores, desde el 2007, y donde una vez más están invitadas instituciones cubanas como la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, ICOMOS Cuba, ICOMOS, UNESCO Noruega, ICOMOS Canadá y el Centro de Estudios Urbanos de la Habana.